¿Cómo quitarte el miedo a emprender y a fracasar?

Muchas personas sienten miedo a emprender, no eres el único o la única que ha sentido esto alguna vez. Emprender no es un camino de rosas, pero tampoco es un camino de miedo o de sufrimiento. Emprender no es fácil, pero ¿quién ha dicho que en esta vida algo sea fácil? El miedo es una emoción que todos tenemos, y aunque no lo creas es bueno tenerlo, pero no hay que obsesionarse y reprimirse en hacer algo por culpa del miedo. El miedo no tiene la culpa de nada. Tus pensamientos son los verdaderos culpables de que tu no le lanzes a emprender. 

Tenía muchas ganas de empezar una serie de post relacionados con emprender, con el miedo, con nuestras inseguridades a fracasar, y con esa voz interior que tenemos que no nos hace ningún bien. Este será el primer post, en el que te voy a hablar de cómo pensamos y cómo mejorar como personas. De este tema vamos a hablar y mucho en el evento Lovemprende que se celebrará el 9 de Febrero en Valencia, y es un tema super interesante para dar  un pasito más en el crecimiento personal.

 

¿Qué pasaría sí…?

 

Nuestra mente,  nuestros pensamientos siempre se van a lo peor… “y sí pasa esto… y si pasa lo otro… ¿entonces qué hago?” vivimos en un “y sí…” constante.

Vamos a analizar esta pregunta y sus respuestas.

¿Qué es lo peor que puede pasar cuando decidimos emprender? 

1. Que el negocio (llámale tienda online, llámale estudio de maquillaje, llámale consulta psicológica…etc) no funcione y no tengamos ningún cliente.

2. Que hayamos invertido un dinero y perdamos ese dinero invertido al montar un negocio.

3.Que hayamos creado productos que no se venden, por lo que perdamos ese dinero y tiempo invertido.

 

Pueden haber más respuestas, pero lo interesante es descubrir qué hacer si nos pasa alguno de estos casos. Bajo mi punto de vista tenemos dos opciones: 

1 Amargarnos y quedarnos en casa llorando

2 Buscar una solución y ver la parte positiva de todo esto

 

EL MÁSTER DE LA VIDA

 

Bajo mi opinión, si ocurren estas cosas es que nos ha pasado lo mejor que nos podía ocurrir, hemos hecho un máster de la vida. Cuando nos ocurre alguno de estos 3 puntos y pensamos que somos las personas más fracasadas del mundo, con una frustración al nivel máximo, es cuando de verdad aprendemos. Es cuando de verdad hacemos un máster de la vida. En este tema me encanta como piensan los americanos, porque para ellos cada fracaso que se llevan a cuestas es un paso más para el éxito. Y es que haber fracasado en un negocio no es el fin del mundo, es una oportunidad para ver las cosas que hemos hecho mal, es un cursillo intensivo que hemos hecho y una experiencia que nos va a servir para que a la próxima hagamos mejor las cosas, o al menos lo intentemos, porque habremos conseguido unos conocimientos que valen oro.

Otro punto importante que ayuda mucho cuando tenemos miedo a emprender es pensar que “Nada es importante” como dice Rafael Santandreu. ¿Qué pasaría si desaparecieran todos los trabajos del mundo? No pasaría nada, porque el planeta tendría una oportunidad magnífica para aprender a sobrevivir y todos recuperaríamos la cordura de golpe. Lo único importante en la vida es amar la vida y a los demás.

El apego hace mucho mucho daño. ¿Qué es el apego? Cuando creemos que necesitamos cualquier cosa para vivir, desde un trabajo, a una casa, un coche, o un bolso. Practicar el desapego es importante para fijarse en que es rídiculo tener miedo a emprender. En esta vida apenas necesitamos cosas para vivir, y ¿no te parece que tener miedo a que un negocio no funcione es un poco ridículo? Si lo piensas así seguro que mañana mismo estás dándote de alta en autónomos.

Y tú, ¿qué opinas? Me encantará saber tu opinión en comentarios.

PD: De esto y más hablaremos en Lovemprende, el único evento sobre emprender y desarrollo personal, consigue tu entrada AQUÍ. 

 

0 COMENTARIOS

¡Escríbeme!

X