Cómo preparé mi negocio para la baja por maternidad

En el post de hoy os voy a hablar de algo que estoy segura de que os va a interesar. Hablar de negocio , emprendimiento y maternidad o baja por maternidad en la misma frase es posible, y necesario cuando nos encontramos en esta etapa de la vida. 

Y hoy te voy a responder a la pregunta de, ¿cómo preparé mi negocio para la maternidad?

Cuando decidí emprender, no lo hice por conciliar, ni mucho menos, lo hice porque me gustaba la idea de crear un negocio propio, de poder ser mi propia jefa, tener mis horarios, mi propia organización, mi tiempo, los ingresos que yo quería. 

Pero es verdad, que hoy en día, se habla mucho de emprender para conciliar. Bajo mi punto de vista, si tu único objetivo de emprender es conciliar tu vida laboral con la vida personal, creo que no vas por buen camino. 

Emprender no es un camino fácil, ten en cuenta que eres la dueña de tu negocio, que tienes que tocar muchas ramas: marketing, contabilidad, ventas, además de los servicios que ofrezcas, y eso es mucho tiempo invertido. ¡Eres toda una empresaria!

A veces, escucho la frase de “ay pues que suerte tienes de trabajar en casa, así podrás estar con tu niño”. Y cada vez que escucho esto, me paro a pensar, y yo no veo que sea una ventaja. Es verdad, que al ser tu jefa puedes organizar tus horarios, y tu tiempo, pero tienes que trabajar igualmente, y poner foco en las tareas que estás haciendo. Por lo que necesitas tus horas de trabajo, al igual que si fueras a trabajar en un empleo por cuenta ajena. Incluso al ser tú la que lleva la empresa, necesitas más tiempo. 

Por este motivo, si eres emprendedora, y vas a ser mamá, vas a tener que organizar todo de tal forma, haciendo malabares, para que puedas dedicar tiempo y horas para el trabajo, y tiempo para tu bebé y tu vida personal. 

Además, también quisiera añadir, que cuando trabajas por cuenta ajena, y te coges la baja por maternidad, cuando vuelves, el negocio sigue ahí, tal cual. Pero si eres autónoma, y trabajas sola en tu negocio, nadie mantiene el negocio a flote cuando te coges la baja! ay amiga, ¿eso no lo habías pensado? Durante el tiempo que vas a estar de baja, es como si tu negocio no existiera, como si se parara el mundo. 

¿Y cuál es el problema? Que a la vuelta es como si volvieras a empezar de nuevo, con dinero y tiempo perdido. (Lo que vas a cobrar los 4 meses de baja, va a ser probablemente mucho menos de lo que ganabas con tu negocio mes a mes). Y a la vuelta, vas a tener que volver a esforzarte para volver al punto en el que estabas, y además con un bebé de 4 meses. Es por ello, que muchas autónomas deciden no coger la baja y seguir trabajando. 

Con esto, os quiero decir, que ser autónoma y pedir la baja por maternidad, no tiene más ventajas que si trabajas por cuenta ajena. Pero si preparas tu negocio unos meses antes de quedarte embarazada, como ha sido mi caso, la situación no se vuelve tan terrorífica como parece, es más, yo he conseguido estar tranquila con este tema para poder estar 4 meses sin pisar la ofi, focalizando toda mi atención en el bebé 🙂 Y si yo puedo, tú también puedes, ¡que no cunda el pánico!

 

¿Cómo he preparado yo mi negocio para la maternidad?

 

1- Decidir qué vas a hacer ¿Baja por maternidad si, o baja no?

 

Lo primero que tienes que pensar es si estás decidida en coger o no la baja, en si quieres coger los 4 meses, que son las 16 semanas que nos corresponden, coger menos, o al menos saber cuáles son tus opciones. 

Es una decisión que tienes que tomar, porque como te comentaba antes, parar 4 meses el negocio que has construido durante tanto tiempo, puede hacerte perder dinero, clientes… y dejarte con la boca seca.

En mi caso, tenía bastante claro lo que quería hacer. Tener un bebé es algo maravilloso, y esos 4 primeros meses pasarán, y nadie te los devolverá, por lo que mi prioridad ahora mismo es mi bebé, y el trabajo lo dejo a un segundo plano. En la vida hay muchas etapas, y ahora me toca vivir esta. 

También me considero una afortunada en el aspecto de que mi negocio es digital, no tengo local físico, y mis gastos de empresa no son muy elevados, por lo que esto también anima a coger esos mesecitos de baja. También es verdad que algunos gastos seguirán estando ahí, y tienes que tenerlos en cuenta (hosting, programas de diseño, correo, apps, gestoría…). 

Así pues, mi decisión ha sido cogerme la baja de 16 semanas, para disfrutar de mi baby! 

Nota: Ahora mismo, durante ese tiempo que estás de baja no pagas la cuota de autónomos, lo que es un plus!! y además, durante el primer año de tu bebé, solo pagas una tarifa plana de 60€ aprox. ¿esto ayuda verdad?

Una vez tomada esta decisión, tocaba organizar mi negocio para poder minimizar las consecuencias de este parón. ¡vamos a ello!

 

 

2- Organización del negocio – modelo de negocio

 

Lo primero que hice fue preparar una lista, de todas las tareas que tenía que hacer antes de cogerme la baja. Es importante dejar todo organizado para que mientras estás en ese parón, todo funcione correctamente. Esto incluye tareas como:

 

  • Preparar algunos post para Instagram y dejarlos programados. No queremos que instagram nos penalice por estar 4 meses sin publicar. Esto es un tema que me ha preocupado un poco, no os voy a engañar, ya que la mente es muy traicionera y enseguida piensas “madre mia mis seguidores-clientes se van a olvidar de mi, socorro”. Pero que hay pensar que llevas un negocio de muchos años y por estar esos meses sin publicar tanto no va a pasar nada. Eso si, como yo del algoritmo de Instagram no me fio , mejor dejar unos post programados y no desaparecer del mapa 🙂
  • Poner avisos en email, web… esto es super importante, porque aunque la web seguirá funcionando, nosotras no vamos a estar ahí para contestar a los emails que llegan a través del formulario de contacto. Es por ello que hay que crear un email automático para que cuando una persona nos contacte les llegue directamente y sepa que estamos de baja maternal, que le contactaremos a nuestra vuelta.
  • Quitar de la venta cursos, o infoproductos que tengamos en la web. No vamos a poder facturar en el tiempo que estemos de baja (a no ser que contratemos a alguien) es por ello que tenemos que poner estos productos como “agotados” y volverlos a activar una vez nos reincorporemos al trabajo. 
  • Darnos de baja de apps o suscripciones que no vayamos a utilizar en este tiempo, por ej: Canva, Mailchimp, plataformas… ahí nos ahorraremos un dinerito. 
  • Ofertas de última hora. Si tenemos infoproductos, cursos, o cualquier producto digital, podemos ponerle una oferta de última hora, para que antes de desactivarlo, tengamos unos ingresos extra.

 

¿Cómo organizar el negocio meses antes de la baja maternal? Modelo de negocio

Esta es una de las partes más importantes. Tu negocio tiene que estar preparado para este parón. En mi caso, llevo muchos años con Lovestyle, y eso ayuda bastante, pero aunque lleves poco tiempo, tu también puedes cambiar o modificar tu modelo de negocio.

 

  • Modificar tu modelo de negocio. Esto es algo que lleva en mi mente desde hace dos años aproximadamente. Siempre he ofrecido mis servicios como diseñadora web y diseñadora gráfica, one to one, es decir, bajo encargo, vendiendo mi tiempo por dinero, por decirlo de alguna manera. Y en aquel entonces, yo ya pensaba en que no tardaría mucho en ser madre, además de que quería liberar un poco mi tiempo y buscar una manera de generar ingresos más pasivos. Sumando, que además, a mi me encanta enseñar, y disfruto haciendo de “profe” para ayudar a cuanta más gente mejor, encontré la forma perfecta y magistral de conseguir esto. De esta manera nació “Lovestyle Academy” y mis cursos online de branding y diseño web. Esto solo es un ejemplo, pero en mi caso, me ha ayudado a conseguir ahorrar bastante y poder estar más tranquila los 4 meses que voy a estar de baja. También es una forma de preparar el negocio para cuando el bebé tenga 5 meses, ya que mi tiempo será más limitado y es una fuente de ingresos que implica menos presencia mía. 

¿Y qué pasa después de la baja maternal? ¿Cómo será la vuelta al trabajo? ¿Cuántas horas trabajaré al día?

 

Si organizar el negocio antes de tener al bebé ya es complicado, ¿cómo voy a volver a la normalidad una vez tenga mi baby conmigo y tenga que volver a trabajar?

Esta parte todavía no la tengo del todo clara, porque va a depender de muchos factores, uno de ellos el horario que lleve mi marido en el trabajo. Es por ello que se plantean varias opciones:

 

1- Uno de los dos trabaja, y el otro se hace cargo del bebé (si cuadramos horarios de trabajo)

2- Ayuda familiar

3- Guardería 

 

Antes de plantearnos esto, lo primero que tengo que decidir es cuantas horas voy a trabajar al día. Mi jornada ideal, al menos en el primer año de vida del bebé, me gustaría que fuera solo de “media jornada”, y a ser posible trabajar solo de mañanas. Es por ello que seguiré con encargos de clientes en Diseño de Identidad visual y Diseño web, y además continuaré ofreciendo mis cursos online (que me permiten un poco más de libertad). 

Yo también parto de que a mi me encanta trabajar, me chifla mi trabajo, diseñar, crear webs, es algo que me estimula muchísimo, y siento la necesidad de hacerlo. He llegado a pensar en estar 1 o 2 meses más después de los 4 meses de baja sin trabajar (Ojalá algún día en España nos den 6 meses de baja que es lo que se recomienda para dar lactancia materna exclusiva) , pero creo que sentiré la necesidad de volver al trabajo para seguir ayudando a mis clientes. Aunque no lo descarto del todo.

Una vez decidido el horario y las horas que tengo pensado trabajar, hay que decidir con quién se quedará el bebé mientras estemos trabajando. 

La opción ideal sería la primera, pero como no sabemos que horario llevará mi marido entonces, no es algo que todavía podamos decidir. La segunda opción ideal sería la segunda, por suerte podemos contar con ayuda familiar, cosa que nos facilita mucho las cosas. 

La tercera opción la he puesto porque también está ahí, pero la pongo como última opción porque no soy muy fan de las guarderías o como las llaman ahora “escuelas infantiles”, al menos como están planteadas la mayoría. Bajo mi punto de vista un niño de menos de 3 años no necesita ir a ninguna escuela infantil. Las guarderías están pensadas para satisfacer las necesidades de los padres, y no la de los niños. Entiendo que habrá situaciones y familias en las que no quede más remedio que llevar a los niños a la guardería, y lo respeto, por supuesto, faltaría más ¡menos mal que existen para esos casos!. Pero hablando de mi caso, yo tengo la gran suerte de poder contar con ayuda familiar, y llevar a mi hijo a la guarde , cuando un niño menor de 3 años no necesita socializar (Aunque se tenga la creencia de que sí. En un ambiente familiar estándar, un niño obtiene en los primeros años toda la estimulación que necesita para desarrollarse a nivel social de un modo sano y deseable.) no lo incluyo en mis planes. También hay que añadir que muchas guarderías cuentan con demasiados niños por cuidadora, lo que hace que estos niños no estén del todo bien atendidos. Es por ello, que si puedo evitar esta tercera opción mejor. 

¡Y esto sería todo! 

Espero que os haya resultado útil mi experiencia, y al final se trata de valorar todas las opciones que tienes valorando tu modelo de negocio, ya que cada empresa o cada negocio es un mundo.

 

Cuéntame en comentarios tu experiencia, o qué opinas del tema 🙂 ¡Me encantará escucharte! 

 

un fuerte abrazo

Noe

 

 

Sin comentarios

¡Escríbeme! estoy deseando escucharte

Abrir chat
¿Hablamos?
Hola! 🙋🏽‍♀️ Soy Noe! Gracias por querer ponerte en contacto conmigo 💥 Si tardo un pelín en responder es porque estoy diseñando marcas y webs bonitas 🌈 Eso sí, siempre respondo en las próximas 24h, de lunes a viernes 😊 ¿En qué te puedo ayudar?